Flash y velocidad de obturación

flash

Acostumbrados a hacer fotos en luz natural y también al famoso triángulo de exposición, varios fotógrafos, cuando empiezan con flashes electrónico (que sean flashes de mano o flashes de estudio) se quedan confundidos con la velocidad de obturación.

Todos sabemos que la cantidad de luz depende del diafragma y de la sensibilidad. Cuanto más abierto el diafragma más luz entra en la cámara, y cuanto mayor la sensibilidad ISO, más brillo tiene la foto. Con luz natural, la velocidad de obturación también juega su papel. Pero…. no con el flash.

Trabajando con flash en manual, se procura poner la sensibilidad al mínimo (100 ISO por ejemplo) y el diafragma en su punto dulce que suele ser entre f/5,6 y f/8.

Pero ¿qué pasa si con estos ajustes la foto tiene demasiada luz? La tendencia natural del fotógrafo acostumbrado a trabajar con luz natural es aumentar la velocidad de obturación. Piensa: “si tengo determinada luz a 1/125, entonces debería tener la mitad de esta luz a 1/250 o la cuarta parte a 1/500”. Sin embargo, esto es totalmente falso.

De hecho a 1/500 lo más probable es que tu foto salga totalmente negra. Y a 1/250 tendrás seguramente una barra negra abajo de la foto. Esto es el efecto del llamado cortinaje.

Antes de dar más explicaciones sobre el cortinaje te diré que la velocidad de obturación solo afecta a la luz ambiental y no al destello del flash. Esta queda igual cualquiera que sea la velocidad de obturación de la cámara.

El tiempo de destello varía, según marca y modelo, entre 1/800 y 1/2000 de segundo. Este destello debe producirse mientras la cortina de la cámara esté abierta, lo cual es el caso cuando disparas, por ejemplo, a 1/125 de segundo.

A 100 ISO y con diafragma f/8 es casi seguro que si no disparas el flash, la luz ambiental no podrá impresionar al sensor y la foto saldrá negra. Pero si bajas la velocidad de obturación, por ejemplo a 1/4 de segundo, entonces la luz ambiental se sumará a la del flash y afectará al sensor. Para mal, prefiero decirlo, porque producirá una imagen superpuesta a la del destello del flash, y ligeramente movida. Nada deseable. Pero el destello del flash afectará al sensor exactamente de la misma manera. No tendrás más luz del flash.

Una velocidad de 1/125 o 1/160 da los mejores compromisos entre nada de luz natural y sincronización con el destello del flash.

En la dos fotos a la derecha (a bajo en el móvil), el resultado de subir la velocidad a 1/300º y a 1/400º, produciendo un menor o mayor cortinaje.

Pero ¿por qué no puedo aumentar la velocidad de disparo de la cámara? ¿A qué se debe esta banda negra más o menos grande que aparece en la imagen si aumenta la velocidad de obturación?

Vamos a quedar simple puesto que no tengo previsto molestarte con un curso sobre funcionamiento de las cortinas. A partir de cierta velocidad, la cortina de la cámara no tiene la capacidad mecánica de abrirse y cerrarse en tan poquito tiempo. La astucia consiste en usar dos cortinas, que se desplazan abriendo una ventana entre ambas. Eso es: el sensor no está totalmente descubierto cuando le pilla el destello del flash, solo hay una parte descubierta. El resto aparece con una banda negra (que puede llegar a tapar toda la imagen).

En conclusión, si tienes los ISO más bajo posibles, puedes cerrar aún más el diafragma. Pero no olvides que a partir más o menos de f/11, la calidad del objetivo decrece mucho debido al fenómeno de difracción.

Entonces, baja la potencia del flash o aléjalo del sujeto. Hay alguna forma más, pero desbordan del propósito de hoy.

En fin, lo importante de este pequeño artículo era este: no vas a reducir la potencia del destello del flash ni la cantidad de luz que afecta al sensor incrementando la velocidad de obturación.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest